Lo mejor de Conil en Costasur.com

Eventos y curiosidades de Conil de la Frontera

Lo mejor de Conil en Costasur.com - Eventos y curiosidades de Conil de la Frontera

¿Por qué Conil se apellida “de la Frontera”?

Esto es algo que siempre nos habíamos planteado: pensamos en un inicio que se estaba hablando de la frontera con África pero, ante la duda, decidimos indagar y ¡ya hemos encontrado la respuesta!

“La Frontera” de Conil (al igual que la de Chiclana y Jerez) es un topónimo que hace referencia a  la antigua frontera de Granada con la Andalucía del Guadalquivir.

La Frontera de Granada fue un territorio (fronterizo) que se encontraba en el reino nazarí de Granada y las últimas tierras que se incorporaron a la Corona de Castilla: los reinos cristianos de Jaén, Murcia, Córdoba y Sevilla. Este territorio se conocía también bajo el nombre deBanda morisca“.

Carácter fronterizo

Este hecho que se fue consolidando durante los siglos XIII al XIV hizo de Andalucía una tierra de fronteras. Se convirtió en la zona de contacto entre cultura cristiana y musulmana convirtiéndose en una tierra de mucha apertura y fusiones. Al contrario de lo que se puede tender a  pensar, su posición no la limitó y cerró al resto del mundo; más bien al contrario agudizó sus particularidades regionales, comarcales y locales.

Bajo el término genérico de “la frontera” se agruparon todas las tierras y personas que habitaban el Valle del Guadalquivir. Sin embargo, esta aparente unidad andaluza solo era impuesta desde la teoría ya que, en la práctica, los monarcas no tenían interés en esta unidad y seguían haciendo referencia a los territorios de manera fraccionada: reyes de Sevilla, de Córdoba de Jaén,  y casi nunca de Andalucía.

De hecho, según hemos podido averiguar, esta división tajante política y administrativa en tres reinos ya quedó consolidada a mediados del SXIV.

En definitiva, se puede afirmar que la Frontera de Granada es el centro de la historia medieval andaluza. Esta región logró ser en el SXIV una “auténtica marca fronteriza”. Todo ello determinó un carácter en la población marcado, entre otros, por la economía agraria, los latifundios y la sociedad aristocrática.

Durante su existencia fue además “el límite europeo entre el cristianismo y el Islam”. Fue lugar de intercambios.

Quizás esto nos explica un poco por qué Andalucía se percibe como una tierra tan abierta a lo externo y que acoge también todas las culturas. 

Categoría: Cultura

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

A %d blogueros les gusta esto: